Ciudades instagrameables: cada ciudad un museo, cada barrio una exposición

Ciudades instagrameables: cada ciudad un museo, cada barrio una exposición

29 enero 2019

Cuando buscas “BANSKY” (63,6 mill) en Instagram las tres primeras sugerencias que aparecen son las siguientes: LOUVRE (4,1mill), GUGGENHEIM (2mill), MOMA (4,1 mill).

Los artistas contemporáneos entienden a la perfección lo que quieren encontrar las personas tanto en redes como en una ciudad, AC/DC (Arte Creativo / Después Compartir).

Las personas quieren encontrarse con esas obras caminando por allí, encontrarse con esas joyas que algunas veces, lamentablemente, son efímeras porque las repintan encima pensando que es vandalismo o las tapan con la gráfica del nuevo yogur con más omega que el anterior o con la cara de un político en campaña.

city branding creativo malaga
Obey D*Face en Málaga

OBEY, INSANE51, INVADER, VHILS, BOA MISTURA son algunos de los referentes que van por las ciudades dejando obras que se vuelven una hermosa excusa para visitarla y compartirla en las redes.

Como lo fue en su momento lo del nombre personalizado en los vasos deStarbucks “Mira dónde estoy tomando café” pero en este caso “Mira dónde estoy sin decir mira dónde estoy”. Pregunta a tu influencer más cercano si esto es cierto. Nada es casual, todo es marketing, aunque sea personal y sin darnos cuenta.

Esta experiencia no debe pasar inadvertida por las cabezas encargadas de administrar la comunicación y difusión cultural de las ciudades ni de las marcas. Pero mejor aún, centrémonos en las ciudades:

Tratar de entender y recorrer la ciudad como un gran museo

En donde cada barrio es una sala de exposición, con todo lo que eso significa, en los museos hay obras extraordinarias y obras que no gustan, que no sabemos porque están ahí. Para que la gente visite nuestro museo debemos incentivar la creación. Contagiar cultura, arte, creatividad.

Planteamos un ejercicio. ¿Quién se anima a participar?

Observa tu ciudad (aunque sea por un día) como si fueras turista.
Mira hacia arriba, detente y procesa la información que te transmite la comunicación, las fachadas, cómo es la circulación en tu ciudad. Estamos anestesiados, ya nos parece todo paisaje.

Párate y mira, observa a qué le hacen fotos los turistas

Cuando llegué a España salía con la cámara a todos lados. Después de un tiempo salgo solo con el móvil (por costumbre) y no saco tantas fotos, estoy lamentablemente acostumbrándome a la belleza de la ciudad.

En Madrid recientemente (y brillantemente) destaca la gestión de Nacho Padilla (Director Creativo del Ayuntamiento desde abril de 2016) por el cambio radical que tenía la comunicación cultural de la capital. En este caso se demuestra cómo, la Villa de Madrid, con distintos artistas y estudios ha logrado que sus campañas municipales sean obras de arte, literalmente.

Una poesía visual que informa y embellece las calles. ¿A quién no le gustaría tener una obra de Mercedes DeBellard realizada para San Isidro? O un Mural de Cavolo en nuestro barrio. Es un valor cultural muy grande.

En Sevilla una campaña de Tanqueray logra identificar el color de la ciudad, el Naranja #FFAB60. Esta propuesta logró que Pantone lo certifique y lo llame “el color especial de Sevilla”. No solo tienen monumentos y su feria, ahora también tienen un propio color.

https://youtu.be/3tVh2myU8yc
Pantone certifica que Sevilla tiene un color especial

En Galicia no se identificaban con los pasos de cebras y crearon los pasos de vacas. A Coruña reivindica la especie animal ya que producen más de la mitad de la leche de España. Una acción maravillosa y única. Uno de esos pensamientos disruptivos que despierta la envidia sana de los que trabajamos en comunicación.


Cuando el pensamiento va más allá de la acción de comunicar y logra que las personas se identifiquen, la experiencia se vuelve más que memorable.

Es muy difícil olvidarse de algo que nos rompa la rutina visual y encima nos invite a vivirla haciéndonos parte de este cambio. ¿Se puede pedir más? Sí. Que nos sacuda y nos lleve a pensar que la comunicación puede ser eficiente y experimental sin parecer tanto a la publicidad tradicional.

Cuanto más arte tenga la comunicación de una ciudad, más interesante se volverá, más personas van a querer proyectarse en ella. Compartirla. Vivirla. Experimentarla.

Imagina a Picasso con Instagram, o cómo serían los stories de Dalí! Lamentablemente no podemos vivirlo, pero sí imaginarlo. Invito a disfrutar del arte contemporáneo en las ciudades, de esa comunicación que empezamos a destacar hoy.

Explotemos esa posibilidad de hacer de nuestras ciudades, #CIUDADESINSTAGRAMEABLES.

Porque una ciudad con obras siempre es likeable!

Usamos cookies para mejorar su experiencia y brindarle una información relevante. Con seguir navegando por nuestro sitio web confirma que está de acuerdo con nuestra Política de Cookies

Estoy de acuerdo

Home Top