BLOG


4 Abril, 2017 | Categorías: Noticias Limón publicidad

¿Qué es mejor el diseño responsive o una aplicación móvil?

En los últimos años, el tráfico móvil ha experimentado un importante crecimiento y si bien disponer de una web adaptada a dispositivos móviles hasta no hace mucho era una opción, actualmente se ha convertido en una obligación. Y es que España ostenta el primer puesto en la lista de países en los que el sector m-commerce y las compras móviles han crecido más rápidamente. Más del 60% de los usuarios que tienen este tipo de dispositivos han comprado alguna vez a través del mismo y la influencia de los mismos en las tiendas offline ha aumentado un 22%, influyendo sobre el 36% de las decisiones de compra en la tienda física.
Según un reciente estudio publicado por Deloitte sobre el consumo digital, el 84% de los consumidores digitales utiliza su dispositivo mientras está comprando y la tasa de conversión de este tipo de procesos es un 40% mayor al de aquellas en las que no intervienen los dispositivos móviles. De lo que deducimos la importancia de contar con una web que pueda visualizarse correctamente desde cualquier tipo de pantalla para ajustarnos a los nuevos hábitos de los consumidores.
En la actualidad, tenemos sobre todo dos posibilidades a la hora de adaptar nuestra web a dispositivos móviles. Por un lado, la creación de una aplicación y, por el otro, instalar un diseño web  responsive en la página que ofrezca la misma experiencia de navegación al usuario que cuando accede a ella a través del ordenador. A continuación te explicamos las características de cada una de ellas, sus ventajas e inconvenientes para que puedas elegir lo que mas te interesa conociendo todos los detalles.
Las aplicaciones móviles.
Las aplicaciones móviles deben ser descargadas e instaladas por el usuario en un dispositivo para acceder a los contenidos. En nuestro país existen actualmente 22 millones de usuarios activos de apps y, de media, poseen alrededor de 24 aplicaciones en su móvil. El perfil de este tipo de usuario pasa en torno a 3 horas cada día frente a la pantalla de su smartphone y presenta una alta predisposición a descargar y probar nuevas aplicaciones.
Su principal ventaja es que permite crear nuevas funcionalidades a medida, pero además, son rápidas y fáciles de usar. El problema es que las aplicaciones ocupan espacio, por lo que debemos dar motivos de peso al usuario para que quiera utilizar nuestra aplicación y no otra. La competencia es cada vez mayor en este terreno y si queremos que nuestra aplicación tenga éxito, debemos ofrecer un producto atractivo, útil y entretenido. Pero además, deberemos adaptarnos a las condiciones establecidas por las plataformas distribuidoras: App Store y Google Play.

Diseño responsive.

El diseño responsive, además de ser mucho más económico que el desarrollo de una aplicación móvil, es una opción mucho más sencilla. Solamente hay que comprar una plantilla responsive que permita que nuestra web se visualice correctamente en cualquier pantalla sin importar el tamaño de la pantalla o la plataforma que esté usando. Con el añadido de que solamente hay que trabajar en el desarrollo y mantenimiento de una web y un mismo dominio. El contenido es común y único para cualquier dispositivo. En cambio, si decidimos crear una versión móvil de nuestro sitio web, además del aumento de costes de desarrollo y mantenimiento, estaremos duplicando contenido, lo cual es penalizado duramente por Google en los resultados de búsqueda. Y, por otro lado, cualquier modificación que realicemos en una web, habrá que hacerlo tanto en la versión de escritorio como en la versión móvil, lo que supone doble trabajo y doble coste si de ello se está ocupando un profesional.
Eso sí, es muy importante asegurase de que la plantilla elegida es de calidad y de que las modificaciones son realizadas por un desarrollador experto. De lo contrario, podríamos encontrarnos con problemas de usabilidad y con problemas de rendimiento por el hecho de que el contenido no esté diseñado a medida para un dispositivo móvil.
Conclusión
Si todavía tienes dudas sobre si es mejor un diseño responsive o una aplicación móvil, lo primero que debes hacer es definir tus objetivos y preguntarte sobre ciertos aspectos relacionados con tu público objetivo y con la estrategia que estás llevando y que vas a llevar a cabo. ¿Qué es lo que quieres conseguir? ¿Cómo son tus clientes? ¿Qué es lo que está haciendo tu competencia?
A priori y de forma genérica, un diseño responsive es siempre la mejor elección porque cubre mejor las necesidades de la empresa, ya que no necesita ser descargada, es posible acceder a la web rápidamente y desde cualquier parte, mejora el posicionamiento SEO y, en consecuencia, la visibilidad de la web, no hay que ocuparse de los aspectos relacionados con los canales de distribución y su coste suele ser mucho menor que el de una aplicación, tanto de desarrollo como de mantenimiento.

DICE MUCHO

PREMIOS

31 *

*DE MOMENTO...

30

premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio premio

¿QUÉ
PODEMOS
HACER POR TI?

DISEÑO & PUBLICIDAD

CONTACTO


GRANADA

C/ El Castañal, 4 · Local

958 521 848


MÁLAGA

C/ Trinidad Grund 4,
Planta 5, Oficina 56

951 20 43 11

Esta web usa cookies para mejorar tu navegación... Saber más

Aceptar

Home Top